MacBook Pro 13 y iPad Mini 2

macbookpro132015

Inicia el cambio, la decisión ya esta tomada, y es necesario ir cambiando poco a poco, los primeros que salen para la venta son el MacBook Pro 13 del 2015 y el iPad Mini 2, ambos equipos están excelente, el MacBook es el de batalla en cuestión laboral, y el iPad Mini 2 tiene muy poco uso.

¿Por que el cambio?

Más que cambio, es dejar de tener dos equipos, estoy trabajando muy a gusto con una Dell XPS 13, ya se los había comentado en un post anterior, la MacBook es la del trabajo, y la Dell XPS 13 la utilizo mucho más, para navegar por la web, revisar mis blogs y actualizarlos, y para leer las noticias en Feedly, de hecho la utilizo mucho, me gusta, es practica, bonita, útil, y da gusto trabajar con ella.

Y el iPad Mini 2, ya ha tenido muy poco uso, lo compre cuando tenia mi iPhone 5, y me era muy útil para ver mis catalogos en PDF, pero cuando compre el iPhone 6 ya no la utilice mucho, por que ya pude ver mis catalogos desde el iPhone, sin problemas.

Y este seria el inicio del cambio verdadero, la idea es utilizar el equipo Windows al 100% y ver que tanto se lleva Windows con Android, espero que bien, por que el 2016 tengo que trabajarlo con estos sistemas operativo, sin duda va a ser un cambio que me va a hacer dudar un poco al principio, eso lo se, pero tengo cierto nivel de hartazgo en los productos de Apple, y quiero desacostumbrarme de ellos.

 

 

Reviviendo el iPad 2

 

20140806-144127-52887978.jpg

El iPad 2 fue un equipo que nos aguanto mucho, el uso de toda la familia, por consecuencia sufrió caídas que nunca nadie supo decir como o por que sucedieron.

La que mas sufrió fue la pantalla, de hecho duro mucho tiempo rota, ya que no convencía, y no me convencen los repuestos de pantalla que existen en el mercado.

Pero llego el punto en donde la pantalla ya no dio más, de echo se volvió hasta peligrosa, ya que se empezó a estrellar cada vez mas y poco a poco fue soltando pequeños pedazos de cristal.

El cambio de pantalla fue obligatorio, y agarre valor para hacerlo yo mismo, fue complicado por que el borde de aluminio que esta en la pantalla tiene varios golpes, sobre todo en las esquinas, así es que no fue nada fácil despegar la pantalla.

Hay que tener ciertas precauciones al retirar la pantalla del iPad, precauciones que no tome en cuenta y el resultado fue que además de remplazar el cristal, también fue necesario remplazar la antena wifi, ya que al momento de retirar el cristal, me traje consigo parte de la antena.

La remplace junto con el cristal pero ya no fue lo mismo, sobre todo por que la antena wifi no tenía muy buena recepción, tenía que estar pegado al router o modem, para poder descargar aplicaciones o actualizarlas, y eso fue un gran problema.

Culpe en automático la mala calidad de la antena, al no ser original, pensé que ese era el problema, pero hoy me anime de nueva cuenta a retirar la pantalla, retirar la antena y volverla a instalar como si fuera la primera vez, con mucha mas calma y realizando cada proceso de forma efectiva.

Y para mi sorpresa, le hacia falta aplicar mas presión a la conexión de la antena en la base, por que al momento de terminar el armado y encender el iPad, el icono de la señal wifi estaba a tope, lleno su máxima recepción y eso fue muy bueno, por que el iPad ya estaba guardada y volvió para seguir dando pelea.